Oasis: (What’s the Story) Morning Glory? (1995)

4.0

Si Definitely Maybe era sobre el sueño y sus implicaciones, (What’s the Story) Morning Glory? es sobre el sueño materializado. Las implicaciones son, además de una tonelada de drogas, fama mundial para Oasis a niveles colosales. La producción de Noel Gallagher y Owen Morris empleó un mayor uso de la compresión iniciando la loudness war (una tendencia a subirle el volumen en la mezcla a los álbumes desde los noventas), pero también incluyó armónica, mellotron, piano y cuerdas en los acompañamientos de la música. El equilibrio entre cálidas baladas y abrasivo guitar pop se probó tan ganador que, a pesar de críticas mixtas iniciales, Morning Glory es ahora considerado por muchos como uno de los grandes álbumes britpop y como el mejor álbum de Oasis.

Una guitarra acústica interpreta el rasgueo de “Wonderwall” en los primeros segundos… luego es obliterado por las altísimas guitarras de “Hello”, el sonido de los Gallagher saludando, declarando que están de vuelta con un sample de Gary Glitter. Sigue el blando pero ameno sencillo “Roll with It”; no tengo la menor idea de cómo siquiera consideraron que podría derrotar a “Country House” de Blur en la Batalla del Britpop. Escuchamos el rasgueo acústico por segunda vez, y esta vez sí entra “Wonderwall”, una canción de amor con un fraseo tan icónico de Liam, un coro tan enorme, motifs de piano y un chelo tan enternecedor, que no es de extrañarse que se haya convertido en un clásico (posee también la creativa percusión de Alan White, quien demuestra aquí por qué se ganó ser el nuevo baterista). El único coro que la supera es el de “Don’t Look Back in Anger”, una de las melodías más hermosas de Noel y una canción perfecta de Oasis, rompiendo en un solo de guitarra glorioso antes de regresar al coro.

Tras esos dos números, el álbum toma una dirección más rockera. “Hey Now” es pura magia cimentada a base de stomps que suenan cada vez más fuerte, y “Some Might Say” emplea las influencias glam de T. Rex (que en Definitely Maybe sonaron en “Cigarrettes & Alcohol”) de manera mucho más inteligente, en uno de los sencillos más memorables de Oasis. Lo mismo ocurre en “Cast No Shadow” y “She’s Electric”, que suenan reminiscentes de The Beatles pero completamente frescas y originales, con Noel y Liam luciéndose con un dueto en la primera y con Liam entregando unas impecables transiciones al falsete en la segunda. “Morning Glory” es un retrato del hedonismo rockero, referenciando estar “encadenado al espejo y la navaja” (uso de cocaína) con un fondo de guitarras elevado en proporciones por sus efectos de sonido de helicóptero. Es el número más ruidoso del álbum, uno que nos prepara para el emotivo final de “Champagne Supernova”, una canción cuya música es lo único que suena más genial que su título.

En tan solo cinco años, Oasis logró escalar hasta la cima del mundo en la época del britpop. Los dos conciertos en Knebworth en 1996 consolidaron su triunfo: vistas aéreas y fotografías de ambos shows dejan a uno anonadado por el tamaño de su audiencia. Más de una década más tarde, las canciones de Morning Glory aún han trascendido. No hay pareja adolescente que no se haya dedicado “Wonderwall” o novato en la guitarra que no haya intentando tocarla (este autor incluido). Es muy cliché, pero las cosas pasan por algo.

whats-the-story

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s