Blur: Modern Life Is Rubbish (1993)

4.0

Modern Life Is Rubbish es un manifiesto de orgullo británico con los pies en la tierra. Integra influencias de las bandas de guitar pop clásicas que la nación dio al mundo desde los años sesenta (The Kinks, The Jam, The Small Faces, The Who) y sobre la música planta viñetas satíricas de la vida diaria, en un mundo habitado por anuncios publicitarios, televisores, supermercados, electrodomésticos, mezclilla, y una ansiedad y emoción por ver la llegada del nuevo milenio. Blur utiliza el pasado para ver hacia el futuro, con sus pastiches sonando frescos y originales, con la guitarra de Coxon y la sección rítmica despojando de toda solemnidad a las canciones.

Cada tema es sumamente creativo e hiperquinético. “For Tomorrow” cuenta con florituras de cuerdas épicas, “Advert” es un punk barroco al estilo de The Clash, mientras que los coros en “Colin Zeal” y “Pressure on Julian” emergen de una versión más trabajada del dinamismo rítmico de Leisure. El cóctel de influencias y las estructuras de las canciones cambian de tema en tema más de lo que parece, por lo que el álbum puede ser un gusto adquirido; sin embargo, una vez desbloqueado, cada melodía se torna inmensamente satisfactoria, como la balada de “Blue Jeans” o el sencillo “Chemical World”, cuyo cíclico final de piano (“Intermission”) divide al álbum en dos.

La segunda mitad de Modern Life Is Rubbish es un poco más experimental y retadora que la primera. Tras el neovodevil de “Sunday Sunday” tenemos a “Oily Water”, el momento de Coxon y una de las mejores canciones del álbum, un ejercicio de tensión y liberación donde un riff distorsionado se resuelve tras contenerse varias veces mientras Albarn canta al fondo con un megáfono, como si estuviera cantando a través de agua aceitosa. Para restaurar la calma tenemos la elegancia de “Villa Rosie”, y un atisbo del futuro del grupo en los sintetizadores de “Coping”. Al final, Blur empieza la tradición de terminar sus álbumes con un número instrumental adicional en “Resigned (Including “Commercial Break”).

Modern Life Is Rubbish es sin duda un clásico, y junto con su sucesor Parklife, uno de los mayores manifiestos británicos en el pop desde los tiempos de The Beatles y Sgt. Pepper. Blur era la banda quintaesencial del movimiento britpop, y lo consolidó en tan solo su segundo álbum, gracias a la idea de Albarn de voltear los reflectores de la música de nuevo hacia su país de origen… y a estar acompañado de excelentes músicos.

modern

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s