Pulp: Separations (1992)

3.0

De muchas maneras, Separations es el álbum debut de Pulp, a diferencia de sus antecesores, con Jarvis Cocker rodeado de músicos de reserva y apenas un par de miembros que se quedarían con él. Aquí a Russell y Candida se unen el bajista Steve Mackey y el baterista Nick Banks, el único en aquella época que consideraba a Pulp su banda favorita. La formación está hecha, y de ahora en adelante los cambios serían mínimos.

Para alguien que empezó a escuchar la banda en su fase britpop, el sonido de las primeras canciones de Separations será instantáneamente reconocible, si acaso un poco más barroco. “Love Is Blind” va marchando con su percusión mientras gritos ahogados de Cocker y un riff del violín de Senior preparan la intro y cimentan el coro; “Don’t You Want Me Anymore?” es la primera de muchas canciones de melancolía a una expareja, y estalla en un solo de guitarra con ataques al teclado. La primera mitad de Separations es el show de Russell Senior aunque no cante una sola sílaba, pues su violín se apropia de las canciones a niveles hostigadores, como en el title track, que oscila entre lo fúnebre y lo velvetiano.

La atmosférica “Down by the River” inaugura la segunda mitad del álbum, más experimental y electrónica. Si bien ninguna de estas canciones es una obra maestra, juntas llaman lo suficiente la atención como para ser una escucha digna, y los sencillos son muy buenos: “My Legendary Girlfriend” fue nombrada el single de la semana por NME, y “Countdown”, un bildungsroman sobre un chico de diecisiete abandonando su ciudad natal hacia un mejor futuro, es fácilmente la mejor canción del Pulp temprano (su versión extendida de ocho minutos es áun mejor, con solos de guitarra y electrónica más envolvente). Estas dos canciones inauguran un estilo que Cocker mantendría hasta en sus trabajos solistas: el hit pop mezclado con narración spoken word, ayudadas de riffs y ritmos lo más pegajosos posibles (también destaca “Death II”, aunque su versión en vivo en Stage One es mejor). A su vez, el tema del adulto joven forjando su camino en la vida regresaría de manera mucho más meditabunda en Different Class.

Separations termina con “This House Is Condemned”, adentrándose por completo en el acid house, estilo que hace que la obra se sienta algo passé pero que es lindo escuchar por motivos de antropología musical. Si el propósito era lograr un hit en las discotecas, la oportunidad fue aún más perdida cuando el álbum salió tres años después de su grabación por culpa de la disquera Fire (y hubieran tenido más éxito con la inflada balada de gusto ochentero de “Death Comes to Town”, que está como track adicional en el reissue de 2012). Pulp abandonaría a Fire y comenzaría a lanzar sus discos más icónicos en Island Records, y tendrían un envidiable número de éxitos con Cocker ya bien entrenado en la artesanía pop, y con su estilo vocal ya definido. En Separations ya podemos escuchar sus gemidos y siseos. Eso le suma puntos a cualquier cosa.

separations-pulp

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s