Pixies: Indie Cindy (2014)

3.5

Indie Cindy se formó a partir de 3 EPs liberados por Pixies de 2013 a 2014, creando así el comeback album de la amada banda de rock alternativo. Tristemente, después de una gira de reencuentro en 2010 en el que tocaban Doolittle completo, Kim Deal se separó del grupo definitivamente, remplazada por el bajista Simon “Dingo” Archer y luego por Paz Lenchantin de A Perfect Circle, quien toca en el track adicional “Women of War”. Pero si algo compensa la poca unicidad del bajo en este disco es la excentricidad de las canciones de Black Francis, que vuelven de nuevo con la rica producción de Gil Orton.

Indie Cindy prueba más texturas, continuando el camino más barroco que la banda tomaba rumbo al final de Trompe le Monde. Para abrir enérgicamente, “What Goes Boom?” es una oda a la esposa bajista de Charles, un banger que raya en el metal; el primer contraste viene con el segundo tema, una bella “Greens and Blues” que parece casi Bowie-esca en su romanticismo outsider y su metáfora alienígena: I said I’m human but you I lied (“dije que era humano, pero sabes que mentí”). La intención de Charles con esta canción era explorar el aspecto emocional de Pixies, y es lo que sale a relucir aquí, sobre todo en el title track, una de las canciones de amor más originales de los últimos años, un spoken word con cambios de tiempo y ritmo que trae a la mente de inmediato a las vorágines románticas y erógenas de Arctic Monkeys.

Siguiendo la línea del pathos, “Ring the Bell” y sobre todo la robótica, marciana y delicada “Andro Queen” se postulan como dos de las canciones más hermosas que Charles ha escrito nunca. Varias de estas canciones son desviaciones del sello típico del grupo, violento y neurótico, y lo cambian por una madurez y vulnerabilidad en un formato de pop mucho más accesible, el mejor ejemplo la coreable “Another Toe in the Ocean”, donde Charles se abre respecto a su alcoholismo. Está también “Bagboy”, un relato dadaísta con un coro que busca tener la potencia del de “Hey”; Indie Cindy es menos interesante cuando está buscando recrear el pasado (“Magdalena 318” es otra “Ana”, “Jaime Bravo” es el obligatorio número con versos en español), pero su espíritu surreal lo hace, indudablemente, un álbum de Pixies con todas las letras, aunque sin una bajista.

indiecindy

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s