The Rascals: Rascalize (2008)

1.5

Sería incluso menos vergonzoso decir que lo primero que se nota en el debut de The Rascals es el obvio intento de emular a Arctic Monkeys. La verdad es que lo primero que se nota es el incómodo fraseo e inclusión de sílabas o frases enteras a calzador que Miles Kane fuerza en las canciones. Cuando el ataque de las guitarras y la sección rítmica cede, la voz de Kane queda flotando sola y parece hablar casi titubeante. Luego entra el coro: all aboard our adventureour adventure, dice todo el grupo en el primer intento de trance psicodélico. Nadie recuerda los nombres de estas personas, así que resulta más que obvio que la aventura no resultó. Qué pena debe dar cuando intentas empezar un disco con un “Rock ‘n’ Roll Star” pero no te conviertes en Oasis.

The Rascals son Greg Mighall (batería), Joe Edwards (bajo) y Miles Kane, vocalista y guitarrista, que en el año de este álbum había lanzado The Age of the Understatement de The Last Shadow Puppets junto con Alex Turner, una épica retropop que trasladaba las embestidas post-punk hacia un estilo barroco. Turner ya era un nombre establecido y, en aras de no verse simplemente como “el otro”, Kane empezó su propia banda habiendo dejado ya a The Little Flames, cuyo debut de 2007 ni siquiera fue editado y lanzado hasta 2016. Le puso a la nueva banda The Rascals porque cuando estaba con los Flames los llamaban little rascals, pero sin querer repitió el nombre de una banda de blue-eyed soul americana de los años sesenta. Primer error de muchos.

The Rascals se tomaron muy en serio lo que es en realidad muy amateur. No sé si intentaron hacer algo punk y juvenil con la portada, pero el logo rojo parece algo que haces en un minuto con la brocha de Paint. Encima al álbum le pusieron Rascalize. Una portada fea con un título que se lee feo, y encima apela a la personalidad de una banda carente de ella. “Out of Dreams” es una copia de “Teddy Picker” que ni siquiera se molesta en disimular. Uno no puede sino pensar que Miles aquí era un joven fascinado con el trabajo de su amigo pero que no poseía ni la mitad de su talento. Se pueden citar muchas influencias, como The Coral o The Zutons, pero la verdad es que The Rascals suena como si una banda de covers de Arctic Monkeys se decidiera a hacer sus propios temas en la misma tonalidad y con un color de voz similar, pero sin las aptitudes para los coros o para las letras.

Las viñetas que Miles intenta dibujar aspiran a ser las de Whatever People Favourite Worst Nightmare. “Bond Girl” sobre una femme fatale, “The Glorified Collector” sobre un drogadicto que se ha convertido en “una parodia de sí mismo”, el drama de “Does Your Husband Know That You’re on the Run?”. Pero ninguna de estas líneas tiene la abstracción, el detalle o el humor que Turner inyecta a sus historias para que se queden en la mente. Peor aún: no están los estribillos. Hay capacidad instrumental pero no inspiración; las mejores canciones son meros show offs de qué tan fuerte puede tocar Miles y de qué tan rápido puede tocar la sección rítmica, en acelerones súbitos que emulan el galope épico de TLSP en temas como “Fear Invicted”, que hubieran funcionado de haber roto una melodía memorable.

Rascalize únicamente roza lo pegajoso en “Out of Dreams”, “I’ll Give You Sympathy”, y la juguetona “I’d Be Lying to You”. Pero salvo esta última, las canciones son pura tensión y energía sin liberación, sin resolución. En vivo sonaban fuertísimo, pero ninguna de estas canciones tenía la mínima oportunidad de convertirse en himnos. Al año siguiente del lanzamiento de Rascalize, Kane disolvería al grupo y se embarcaría en una carrera solista que debutaría en 2011 con Colour of the Trap, tampoco un gran disco, pero lleno de temas memorables en su mayoría coescritos por Alex Turner. Es difícil no apoyar al muchacho cuando ha sido tan perseverante, pero hasta ahora su mejor oportunidad ha sido brillando al lado de su amigo y no intentando emularlo. Esperemos que en un futuro logre hacer algo solista más especial y que proyectos como este sean descartados como sus humildes y simpáticos inicios en lugar de como heridas aún frescas.

1ddf95459a04537d1d353fc1a8bf9365

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s