Star Trek: Discovery T1E01/02 “The Vulcan Hello”/”Battle at the Binary Stars” (2017)

3.0

Star Trek: Discovery es la sexta serie de Star Trek y el regreso de la franquicia a la televisión en doce años, desde el final de Enterprise en 2005. Mientras que The Next Generation, Deep Space Nine y Voyager toman lugar después de la original, Enterprise y Discovery son precuelas. Discovery toma lugar 10 años antes de las aventuras del capitán Kirk y el señor Spock, una decisión, para empezar, estéticamente confusa, ya que parece tomar elementos visuales de todos lados, incluidas las nuevas películas. Todo aquí luce mucho más avanzado, moderno y pulido que en la serie original, aunque la diferencia no es tan notoria como la de Star Wars y sus precuelas.

Discovery está creada por Alex Kurtzman, infame director de The Mummy con Tom Cruise, guionista de Transformers 1 y 2 y gran exponente del recurso barato de la sangre mágica en las tramas de The Amazing Spider-Man 2 Star Trek into Darkness. Esto no le creaba a nadie buenas expectativas, sobre todo a los trekkies (perdón, trekkers) descontentos con la visión más superficial y enfocada en la acción del reboot de J. J. Abrams, quien está notoriamente más en su elemento en Star Wars. Una de las grandes decepciones fue la partida de Bryan Fuller, el cocreador, quien también está detrás de series aclamadas como Hanniball American Gods debido a problemas en su agenda.

En pocas palabras, era un mal panorama. Y, ¿como resultaron estar los primeros dos episodios, que ya están disponibles en Netflix Latinoamérica? Bastante bien, de hecho, al menos para estándares de Star Trek, que nunca se ha caracterizado por tener arranques realmente sólidos. Ni siquiera The Next Generation comienza bien, e incluso Patrick Stewart fue llamado “un viejo calvo y gritón que quedaría mejor como villano” por The Washington Post. Las series de Star Trek toman su tiempo para quedar impregnadas en la cultura popular y, aunque Fuller se haya retirado del proyecto, sus intenciones creativas aquí siguen: él quería que la serie fuera más oscura, más agresivamente política y mucho más serializada que las pasadas encarnaciones.

En los dos primeros episodios, “The Vulcan Hello” y “Battle at the Binary Stars” podemos notarlo: por un lado, ambos cuentan la misma historia, así que es imposible opinar de uno sin ver el otro, y por el otro lado, son tan directa y obviamente políticos que de hecho te dan la respuesta de por qué la serie es una precuela. En The Next Generation, los Klingon ya son aliados de la humanidad y luchan contra enemigos en común, pero antes de eso, eran los enemigos de la Enterprise, una raza totalitaria y esclavista con paralelos de la Alemania Nazi. Mientras que Gene Rodenberry, el creador de la serie original, no quería hacerlo muy obvio, Discovery de inmediato abre con T’Kuvma, un klingon que buscas unir a las 24 casas de su especie e ir a la guerra con la Federación. En su discurso acentúa que las palabras “venimos en son de paz” son una mentira de otras especies, que no se deben mezclar o interactuar con ellas, y bueno, digamos que básicamente es un “hay que hacer a los Klingons grandes otra vez”.

Star Trek nunca ha sido apolítica y, aunque algunos apenas se den cuenta y se molesten, siempre ha sido una serie progresista. Sin embargo tengo mis reservas pues esto se siente como una movida tendenciosa: ¿falta realmente un comentario sobre la división de Estados Unidos en la cultura pop? ¿No podrían hacer otra secuela en un futuro aún más allá y aún más diferente, que aprovechara el presupuesto de la serie? ¿Realmente explicar el origen del conflicto con los Klingon como una analogía de la situación con Trump justifica el planteamiento de toda una serie? ¿No podía el mismo tema ser tocado en un par de capítulos en algo que se atreviera a ir más allá y mostrara un futuro prometedor y que nos estimulara intelectualmente más que el mismo comentario que estamos viendo en todos lados, incluso en música pop?

Reservas similares tengo con los protagonistas. Sonequa Martin-Green, quien interpreta a Sasha en The Walking Dead, es la primera oficial Michael Burnham, quien tuvo una educación vulcana y carga un pasado traumático por un ataque klingon en su centro de estudios en la niñez. A diferencia de otros protagonistas de antaño, ella no es la capitana; la capitana es Philippa Georgiou, interpreta por Michelle Yeoh, y junto al oficial de ciencias Saru, exploran el universo en la tripulación Shenzou. Es bastante grato ver a dos mujeres, una de color y otra asiática, en posiciones de poder, pero esto no dura debido a que, ¿adivina qué? La serie se llama Discovery, y no hemos visto aún al navío Discovery. El Shenzou no es la nave en la que estaremos el resto de la temporada, y Michelle Yeoh posiblemente solo aparecerá en estos dos episodios. Aquí lo hace tan bien que uno se queda con las ganas de seguirla viendo una nueva Kirk o Picard.

Si esto es decepcionante, la actitud de la protagonista lo puede ser aún más. La historia comienza con Michael saliendo de la nave a investigar un objeto no identificado en una zona muerta para los sensores cerca de un sistema binario, el cual resulta ser un artefacto klingon, con quienes no se ha tenido contacto en años. Michael se encuentra con un guerrero en la superficie del objeto, y en un arranque motivado por su trauma, lo mata. Esto no es todo: cuando se meten en más problemas con los klingon, Michael ataca a su capitana, engaña a la tripulación, y quiere forzar un ataque. Esto es perturbador y riesgoso como arranque para una serie que antepone siempre la paz al conflicto, más aún porque al final resulta haber sido la maniobra correcta. La historia que ambos episodios cuentan termina de manera trágica.

Para ser justos, estos episodios son una suerte de precuela para lo que vendrá después. Lo desconcertante es que usualmente este tipo de conflictos éticos y lados oscuros de los personajes no son explorados directamente al iniciar una temporada; si así nos hubieran presentado al capitán Kirk dudo mucho que nos hubiera agradado en primer lugar. Star Trek: Discovery te quiere vender algo pidiéndote mucha fe, y si bien esto puede ser el preludio de algo bastante interesante y que se expanda más allá de la obviedad, también es un poco como dispararse en el pie desde el principio. La serie nos presenta a su heroína con su lado más oscuro y falible, cuando la mayoría de los inicios hacen que el protagonista te agrade para luego irle sumando bagaje emocional y complejidad. Esto es algo que Discovery quiere hacer desde el principio, y solo podemos esperar que valga la pena.

Por el lado bueno, a pesar de la presencia de Kurtzman, esto se siente mucho más como Star Trek que las dos primeras películas de J. J. Abrams. Hay un conflicto ya visto pero bien ejecutado, no hay lens-flares, las criaturas, el espacio y las batallas se ven geniales, la musicalización acentúa muy bien y la fotografía es de de calidad cinematográfica. También el maquillaje de los klingon es soberbio, jamás se han visto tan bien y tan creíbles, y T’Kuvma es un gran villano aunque, ¿adivinen qué? También parece que no volveremos a verlo. Esto y otras cosas podrán ser un trago algo amargo para fans, pero para novatos podría ser bastante interesante ya que será la primera vez que ven muchos de los elementos de la serie, y un buen punto de partida. Falta ver este par de episodios en contexto y estoy 100 % seguro de que tendremos una nueva evaluación de ellos conforme la serie continúe.

Star Trek: Discovery 1×01 / 1×02

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s